flickr Twitter Facebook Youtube

Las voces desde el territorio

Captura de pantalla 2017 02 28 a las 6.16.21Tomado de: www.elespectador.com

Por: Daniel Garcia-Peña

Todos hablan de la participación de la sociedad como un elemento central de la paz. En el acuerdo con las FARC, la participación está mencionada a todo lo largo del texto, y no solo en el punto dos dedicado específicamente a la participación política. En el preacuerdo firmado con el ELN la participación de la sociedad es el tema central. Por otra parte, el Alto Comisionado para la Paz, Sergio Jaramillo, acuñó hace unos años el concepto de “paz territorial” para indicar, con acierto, el papel primordial que deben jugar las poblaciones en los lugares más afectados por la guerra, que deben convertirse en los principales escenarios de la construcción de paz.

Sin embargo, la gran mayoría de las noticias sobre la paz se refieren a las guerrillas y provienen de fuentes oficiales, por lo general, desde Bogotá. Las voces de la gente en los territorios no se escuchan por ninguna parte. Por ello, es muy oportuno el lanzamiento por estos días de la Agenda Común para la Paz desde los Territorios (ACPT), un trabajo de tres años auspiciado por Planeta Paz y Oxfam con la participación directa de líderes y lideresas de 250 organizaciones sociales populares de 19 departamentos. Los protagonistas son las organizaciones y movimientos sociales populares, quienes narran e interpretan el conflicto y desde sus propias prácticas hacen propuestas para la construcción de la paz.

Una conclusión inicial es que la guerra ha golpeado a las diversas expresiones sociales en los territorios. Los asesinatos selectivos eliminaron a casi toda una generación de los más valiosos líderes, el terror diezmó a las diversas formas de organización social y el desplazamiento forzado rompió de manera severa el tejido social de las comunidades.

Una primera tarea en algunas regiones fue permitir que la gente –los “sobrevivientes” como lo dijo alguno– se pueda volver a reconocer y reencontrar. Pese a las inmensas adversidades, y los miedos y desconfianzas que aún existen, las personas en los territorios persisten, se cualifican, reflexionan acerca de sus realidades y construyen propuestas concretas de convivencia.

Haciéndole un homenaje a Orlando Fals Borda, el texto está desarrollado en dos canales: el primero recoge los relatos de la gente, en sus palabras y expresiones, mientras que el segundo hace el análisis y contextualización desde una mirada más académica. Cada una de las cinco regiones en las cuales fue realizado el trabajo tiene sus particularidades, aunque sin duda existen fuertes rasgos comunes a lo largo y ancho del país.

Todos expresan alivio por el fin de la confrontación armada y gran expectativa por lo que viene, pero a la vez, mucha incertidumbre por lo que significa eso del posconflicto, así como mucho miedo por el paramilitarismo que aún ronda por muchas partes, como lo demuestra el alto número de líderes que siguen cayendo asesinados. En la gran parte de los territorios, se quejan de la débil institucionalidad y en muchos, particularmente en la Costa, de gobiernos locales copados por los grupos armados.

Se evidencia gran preocupación por los temas ambientales, por los daños sobre el agua de los macroproyectos y la minería mal llevada. Otro elemento común está en el papel destacado que juegan las mujeres que en muchas partes han asumido el liderazgo en las comunidades más golpeadas por la guerra.

Otra constatación está en la importancia de construir unidad respetando la diversidad. A pesar de las marcadas diferencias que históricamente han existido –por ejemplo entre indígenas y campesinos– y las particularidades de cada grupo o sector, cuando se trata de las realidades de cada región, es posible construir propuestas comunes, respetando las miradas distintas de cada uno.

Lejos de tratarse de un trabajo final y definitivo, se trata de un proceso vivo y en curso, que el gobierno y las guerrillas deben escuchar y que el resto de la sociedad debe conocer.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Planeta Paz - Calle 30A N. 6-22 - Oficina 2701 - PBX (0571) 340 23 00  - Bogotá, Colombia