flickr Twitter Facebook Youtube

Y siguieron fumigando…

mapaPese a las miles de denuncias hechas durante el 7 y 8 de Agosto del 2008, donde se alertaba a la opinión pública sobre las fumigaciones con glifosato sobre los territorios colectivos étnicos de las comunidades negras de San Francisco, Napi, Alto Guapi, Guapi abajo y Guajüí, las cuales ocupan un área de 260.000 hectáreas y donde habitan aproximadamente 9.000 personas, hoy con más fuerza COCOCAUCA, alerta sobre la reanudación de estas prácticas por parte del gobierno nacional el pasado 25 de julio en el Municipio de López de Micay - Cauca.

Esta región del país es reconocida como uno de los pulmones del mundo y sus ríos están conectados con el Océano Pacífico, expandiendo los efectos de la contaminación hacia el Parque Nacional Natural Isla Gorgona. Así mismo, esos ríos son fuentes de abastecimiento de especies de flora y fauna que contribuyen al enriquecimiento de la biodiversidad y el mantenimiento de la soberanía alimentaria de las comunidades. Pero, al tiempo se ha convertido en una zona estratégica para la producción de cultivos ilícitos y el comercio de sus derivados como lo aseguran los consejos comunitarios de las comunidades negras y varias organizaciones afrocolombianas, entre ellas el Movimiento Cimarrón.puente

Juan de Dios Mosquera, director de Cimarrón asegura que "en Guapi también hay una grave situación que se complica por los proyectos -cerca de 10.000 hectáreas de palma aceitera- que el gobierno nacional y compañías privadas implementan. Ésto provoca el desalojo y el desplazamiento de miles de campesinos poseedores de esas tierras donde ancestralmente han desarrollado sus prácticas tradicionales de producción para la subsistencia" y siguió afirmando que "el gobierno tiene una doble moral a la hora de tomar decisiones, por un lado necesita desalojar a las comunidades para desarrollar los cultivos de palma aceitera y por otro necesitan erradicar la coca. Cuando las comunidades y los Consejos comunitarios plantean la erradicación manual y concertada el gobierno responde que sí, pero sigue fumigando" (entrevista con http://actualidad.hemeracomunicar.org)

En este marco, observamos la crisis humanitaria de gran magnitud que viven los pobladores del pacifico colombiano, pues el problema de orden público de la región ligado a los actores armados, Fuerza Pública y guerrillas (FARC y ELN) quienes se disputan el control territorial y a su vez protagonizan una lucha armada, más las fumigaciones sobre estos territorios, donde fueron afectados los cultivos de pancoger, las fuentes de agua, especies de flora y fauna de losafro ecosistemas estratégicos y las casas de habitación de la población civil, han ocasionado desplazamientos masivos, pobreza y desintegración del tejido social.

Hoy las comunidades afro reclaman solidaridad en medio de un panorama de abandono por parte de las instituciones del Estado colombiano en distintos aspectos como salud, educación y servicios públicos básicos y solicitan que no se fumiguen los proyectos productivos alternativos gestionados por las comunidades, lo cuales cuentan con el apoyo de agencias internacionales; así mismo que los recursos que invierten el Estado y la cooperación internacional en la aspersión aérea de glifosato sean enfocados en la generación de alternativas sostenibles para las comunidades y en respaldar las iniciativas productivas planteadas en los planes de Manejo Ambiental de los Consejos Comunitarios y regulados por los Reglamentos Internos de las comunidades.

COCOCAUCA "propone a las autoridades nacionales mecanismos de erradicación de los cultivos de coca que NO pongan en riesgo la vida e integridad de las comunidades y su entorno".

Planeta Paz - Calle 30A N. 6-22 - Oficina 2701 - PBX (0571) 340 23 00  - Bogotá, Colombia